Los alumnos proponen compartir experiencias con la comunidad

Desde el año pasado, algunos alumnos del Instituto se juntaron con la intención de compartir el quehacer cerámico. Luego de varias reuniones donde se habló hasta enredarse en palabras se decidió la puesta en acción.
La invitación a realizar un mural en una escuela en Lugano desafió el inicio de la actividad. Los chicos que participaron del taller conocieron la arcilla y algunas maneras de trabajarla y los alumnos del IMCA aprendieron mucho de la experiencia.
Los chicos de Lugano vinieron a visitar el Instituto donde se realizó una horneada como cierre de la experiencia.
A raíz de este mural, una ONG de Florencio Varela se contactó con el grupo para proponer una experiencia similar.
Este año continúa el trabajo en Lugano intentando armar un taller de producción para que los chicos puedan vender los objetos producidos.

























No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por visitar nuestro Blog. Esperamos su sugerencia